15 de junio de 2010

Poema tres de la serie Silencio de sirena


y cuando canta
cuando la sirena canta
la luz de sus ojos se extingue
su piel se vuelve agua
su aliento sal y espuma
cuando canta la sirena
un leve sueño se escucha
un sueño tan inmenso como el mar
tan irreal como su existencia
como aquello que soñamos
y sabemos imposible
y sabemos única verdad

2 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Me encanta. Te oigo decirlo.
Y cantar también en el poema. Beso.

Grillo dijo...

Como si el canto de la sirena fuese el poema del poeta.