6 de mayo de 2009

POEMA


se suicida un después de mí
a veces es la calle el laberinto
en el que perderme me salva
y son los bares que no visitamos nunca juntos
islotes de alcohol envenenado
que ahogan mi sed de calentura

se sacrifica un ahora de mí
cuando la noche censa las ventanas y las puertas
sólo la noche inmensa y yo
amantes lésbicas y ardientes
fornicamos
cuando pienso en rojo
y me suicido en la cama

4 comentarios:

alecabrol dijo...

la noche se acuesta con cualquiera
satisface muda y se ufana
de contenerte

mil poses más pozos
hallarás en su cuerpo negro
te llenarás la boca de su pelo

y antes que amanezca
y te despiertes
se habrá ido con otra

Jorge Ampuero dijo...

Al final, acabamos en ese suicidio de catre que nos resucita.
Un certero poema.

Saludos...

erker dijo...

esto lo leiste en maldita ginebra y quede por unos segundos paralizado...ahora "pienso en rojo"...muy bueno karina, sos intensa y tenes vuelo, ademas del pulso de mujer que siempre embellese todo...besos

Juan Ricardo Sagardía dijo...

Karina:
Leerte fue un regocijo.
amor y desazon
esta de las antinomias del amor es como una jardin de miel y ajenjo.
mi abrazo.


SANTOAMOR