11 de febrero de 2009

Nocturno con lluvia


no lloran los serafines cuando llueve

esas tiaras frágiles no son

naufragios de sueños hechos agua

no lloran dioses ni galaxias

el tronar del cielo no es ofensa

no es penumbra el resplandor de los rayos


cuando llueve

es el alma de los hombres la que oficia

es el miedo de estar solos y no tener nada

son los adioses que la vida nos impuso

la lluvia es el recuerdo

memoria de aquello

que lloraron nuestras lágrimas


Karina Sacerdote

18 comentarios:

AMADO STORNI dijo...

Precioso poema. Me identifico al mil por cien con él. Para alguien como yo los días son todos días de lluvia, y la Soledad la más fiel de mis amantes. Besos "porteños" desde Madrid. AMADO STORNI.

Elisabet Cincotta dijo...

Karina un poema sensacional, has dado en la tecla desde tu palabra poética.

besos
Elisabet

Anónimo dijo...

precioso y triste, kari, tu poema. Muy sonoro.

Beso grande,
Abilio.

Ogui dijo...

Me gusta tanto que el poeta se pregunte como que insinúe una certeza. O la asegure con confianza. En tu caso, un acontecimiento natural se convierte en una pregunta respondida con bastante seguridad y una voz claramente discernible entre los rayos opacados por quién sabe qué pensamientos que no expresas.

Fanny dijo...

Y lluevo mi llovior en tus palabras.

Perlas en tus aguapalabras de ángelpoeta, gracias.

Sensiblemente, Fanny

Luis Cattenazzi dijo...

Buen poema, Karina, todavía estoy secando el paraguas.
¿Por qué será que la lluvia trae recuerdos?

el maestro del long bow dijo...

que llore el cielo por uno, cuando es demasiada la pena...
Urrus, el irredento.

Petroni dijo...

Tu poema, Karina, es un relámpago en la noche de lluvia; sin embargo, siendo descriptivo, no te moja y a mí tampoco. Sigo esperando de ti, la explicación de tu sonrisa enigmática.
Petroni.

Issa Martínez dijo...

Preciosa imbricación de elementos y esencia humana, Karina querida.
Perfecto,impecable poema. Muy hermoso.

Besos

Karina Sacerdote dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

TODO, querida Karina, pero 'la lluvia es el recuerdo/memoria de aquello/que lloraron nuestras lágrimas": es imaginar tus ojos perdidos en el no- tiempo del papel en blanco.
Abrazo largo...

Juanca Vecchi

Pablo Mazzola dijo...

Muy bueno, me encantó. Te confieso que muchas veces la lluvia me sorprendió mirándola desde el recuerdo de una lágrima derramada.

Te mando un beso.
Pablo.

giuliano dijo...

KARINA ciao, ho letto le poesie
e sono rimasto affascinato dalle
tue parole, ho cercato nel dizionario le parole che non conosco,x capire fino in fondo cosa vuoi dire. grazie x l emozione
che ho provato.
giuliano bononi.

Maximiliano Orioli dijo...

Karina, tu trabajo me parece muy interesante. Y me resulta fascinante cuando se trata de alguien que se dedica al arte desde chico. Quiero invitarte al blog que acabo de abrir:

blogs.clarin.com/escritoressineditorial

Un saludo grande, Maxi

Alejandro Zapata dijo...

Inspirado tu poema, un verdadero poema, sobretodo la primera parte, me dejo con la boca abierta, te felicito

Danilo Gatti dijo...

Es la excusa perfecta que encuentran las almas condenadas para no sentirse tan solas.
Con la lluvia somos todos iguales, nos nivela. Lleva a toda una ciudad y a una población a lo mas bajo (y eso para nosotros, las almas condenadas, es lo mas alto)
La lluvia es nostálgica, inspiradora, melancólica, artística. Y si acaso para todos no simbolice eso, por lo menos nos afecta a todos por igual... y eso a mi (nosotros) nos alcanza.

Francisco José Peña Rodríguez dijo...

Es un poema fantástico, sin duda...

motivosparanopensar dijo...

Hermoso Karina, bello relato donde es fácil encontrarse como reflejado en un espejo transparente...gracias por tan lindo presente!